En la búsqueda de oportunidades profesionales, acostúmbrate al cambio

cambios

¡Qué levante la mano a quien le gusten los cambios!

Pocos o casi ninguno la levantaran, estoy convencida (ni yo misma lo haría) 😉

Gestionar cambios es uno de los aspectos más complicados a los que nos toca hacer frente a las personas, y seamos sinceros, a ninguno nos gustan, o al menos pocas o ninguna persona conozco que se sientan cómodos ante ellos, sobre todo, si son imprevistos y estos llegan para darnos una ostia a mano abierta (piensa por ejemplo, en el caso de un despido, o de un divorcio si nos centramos en el plano personal).

Y lo veo cada día, lo veo en los que me rodean, lo veo en mi familia, lo veo en mi hija a pesar de sus 6 años cuando la saco de su rutina diaria, pero sobre todo,  lo veo en las personas a las que acompaño en su proceso de desarrollo profesional, lo veo además en mí y en ti, lo veo en tus ojos y estos no mienten.

La verdad,  que pensándolo bien, no sé porque nos pasa esto a la mayoría, porque la vida es un cambio continuo, ninguno somos los que éramos hace unos años (¡A Dios gracias!), los cambios nos van modelando, y esto también es aplicable en nuestro plano profesional. La vida es cambio y el cambio implica desarrollo y crecimiento personal.

Si aplicamos todo ésto al convulso mercado laboral en el que estamos inmersos, donde todo tiene una duración determinada y de corto recorrido, donde los conocimientos y la experiencia adquirida no nos va a servir para siempre, donde el futuro está en los trabajos por proyectos, (he leído por ahí que incluso antes de acabar jubilados y tirados en una tumbona en Torremolinos, cambiaremos hasta 11 veces de trabajo, de proyecto y por supuesto, de empresa) nos daremos cuenta que estamos ante una sociedad líquida y que el mundo, de alguna forma, se tambalea ante nuestros pies :/

Y hablando de incertidumbre, esta ya no solo acompaña únicamente al trabajador freelance o autónomo que se tiene buscar las papas para facturar cada mes o buscar más clientes para sobrevivir durante el año, sino que estas dudas acompañan(-rán) también al trabajador ‘cuentajenado’ que diría Andrés Pérez Ortega  y al que está en búsqueda de nuevas oportunidades profesionales, vamos, como decimos aquí en Andalucía, a tó kiski porque los cambios irán transformando, aun más, el nuevo paradigma laboral.

En definitiva, que como profesional, (en búsqueda de oportunidades profesionales, que seremos todos) debemos ir acostumbrándonos a los cambios. Te explico porqué justo aquí abajo.

Pero, ¿por qué no nos gustan los cambios?

♣  Porque cambiar es una p******

Piénsalo, cuando cambian tus funciones, cuando asumes más responsabilidades o tienes que gestionar a un equipo de trabajo diferente o en una ciudad distinta, ¿cómo te sientes? ¿te sientes cómodo cuando tienes que hacer cosas diferentes de las que ya venías haciendo o de las que ya sabes hacer?

Cuando tomas consciencia que tu búsqueda de oportunidades profesionales no está dando sus frutos, y te paras a reflexionar, ¿Qué voy a hacer que no haya hecho hasta ahora para cambiar los resultados?

Acéptalo, no nos gustan los cambios porque son una p******, porque nos descolocan, pero cuanto antes lo aceptes, antes te pondrás las pilas y empezarás a trabajar en ello.

La reflexión si queremos que nos lleve a la acción, implicará que hagamos cambios.

♣  Porque cambiar implica reconocer nuestros miedos

Miedos que todos tenemos. Lo importante es qué hacemos cada uno de nosotros con ellos.

Porque lo desconocido nos asusta: ¿Me volverán a contratar con la edad que tengo? ¿Y si la he ‘cagado’ en mi carrera profesional porque no era el momento de tener un hijo? ¿Y si no sé desenvolverme en una entrevista en inglés? ¿Y si no soy capaz de gestionar como responsable a un equipo? ¿Y si no estoy a la altura de ese puesto?

Dicen Francisco Alcaide y Laura Chica en su libro ‘Tu futuro es hoy’ que los miedos se diluyen con conocimiento y experiencia y la experiencia solo es posible a través de la acción. Si quieres saber más, no solo sobre cambios, sino sobre desarrollo profesional te aconsejo que leas este libro, que para mí ha sido fuente de inspiración para este artículo.

♣  Porque cambiar significa reconocer nuestros errores

En todo proceso de cambio no es posible el aprendizaje y el crecimiento si no es a través de nuestros errores pasados. Todos cometemos errores, en nuestra vida personal y por supuesto, en la profesional. Es posible que no hayas gestionado de la mejor forma posible tu última entrevista de trabajo, es posible que no hayas sabido explicar de una forma clara qué sabes y qué puedes hacer por aquella empresa en tu CV, y hasta es posible que tu comunicación no verbal te haya jugado una mala pasada, pero hay que desmitificar el error, ‘error no es sólo fracaso, error es también aprendizaje‘ y bastará con reflexionar sobre qué podemos hacer mejor la próxima vez y ponerlo por escrito para que vayamos avanzando.

♣ Porque en nuestro proceso de cambio no siempre seremos comprendidos

Gestionar cambios en nuestra vida profesional no siempre contará con el beneplácito de los que nos rodean: ¿Para qué te vas a apuntar a una lanzadera de empleo si tú has buscado siempre trabajo por ti mismo? ¿Cómo se te ocurre dejar un trabajo fijo por un proyecto de unos pocos meses? Pero, ¿para qué te arreglas si no estás trabajando? Puedes hacer esto o lo otro, total estás parado, o ¿Por qué no trabajas de lo tuyo? …

¿Te resulta familiar? No siempre las personas que nos rodean comparten o entienden nuestras decisiones, porque cada uno miramos la vida con unas gafas diferentes… y no siempre unas y otras son iguales, y ni siquiera tienen la misma graduación.

Gestionar los cambios durante tu proceso de búsqueda de oportunidades profesionales

Y ahora viene la parte complicada, y ¿cómo me enfrento yo a los cambios durante mi proceso de búsqueda de empleo y/u oportunidades profesionales? Te doy 5 tips o consejos que espero te resulten prácticos.

∞ Busca el lado + del cambio

Asume que cada vez que decidas emprender un cambio, dejarás atrás las formas que tenías de hacer las cosas, experiencias y aprendizajes, y hasta creencias que no te beneficiaban en absoluto, pon el foco en lo positivo, en todo lo bueno que te puede traer ese cambio. Apuntarte por ejemplo a una lanzadera de empleo puede ser ese cambio, ese revulsivo que necesitas para encontrar tu nueva oportunidad profesional, o buscar un coach que te acompañe en ese camino también puede ser una buena opción.

∞ Busca aliados

Lo dicho, busca y rodearte de personas bonitas o nada, que diría Elena Arnaiz, personas empáticas, optimistas, dispuestas a escucharte y apoyarte. Personas que entiendan que tú eres tú y tus circunstancias y que tus elecciones serán siempre las mejores, y que ellos no tienen derecho a arrebatarte tus sueños=planes porque son tuyos y de nadie más.

Rodéate de otros profesionales que se encuentren en la misma situación que tú, verás que tus ‘problemas’ no son únicos y que hay más personas que aun en tu misma situación no se rinden y siguen intentándolo de otras formas posibles.

∞ Asume que todo cambio puede conllevar errores

Pues eso, si quieres cambiar algo, pregúntate antes que es ese algo, y después responsabilízate de los pasos que tienes que dar, y por supuesto, asume que existe un margen de error, que es posible, que no lo consigas a la primera, ni a la segunda, pero que todo yerro te traerá consigo más aprendizaje y más experiencia.

Quizás la primera vez que lo hagas no seas capaz de redactar una carta de presentación que dé una imagen real del profesional que eres, así que prueba, ensaya y aprende.

∞ El cambio es hacer, hacer y volver a hacer

Ningún cambio empieza desde el sofá de tu casa o detrás de la pantalla de tu portátil, o desde una aplicación de un móvil. Recuerda que en tu búsqueda de oportunidades profesionales tienes que ir dando pasitos, por pequeños que sean, tienes que atreverte, tienes que ir haciendo cada día, avanzando, recuerda  ‘pequeños pasitos para un gran objetivo’.

Deja de esconderte detrás de tu smartphone, y acude a eventos, interactúa, procura conocer a profesionales que te aporten, con los que poder compartir visiones, ¿quién te ha dicho que no puedan convertirse en colaboradores en algún momento? hazte visible, utiliza los canales que tienes a tu disposición para enseñar lo que haces y como lo haces.

∞ Sin prisa, pero sin pausa

Plantéate pequeños objetivos para ir empezando a actuar, no te vengas arriba y te exijas el conseguir tus metas a la primera de cambio o en 5′, porque el no alcanzarlas no hará más que termines totalmente frustrado/a y la frustración te llevará directo al abandono.

Empieza por saber que puedes ofrecer a una empresa, que problemas le puedes solucionar, arma tu propuesta de valor, ponla bonita y ten claro a quien se la vas a ofrecer y como, a través de que canales, ya sabes, actúa, sin prisa pero sin pausa, y sin saltarte ningún paso.

En resumen, los profesionales de hoy día, tenemos que ser capaces de generar valor por nosotros mismos. Cuanto más capaces de ser independientes, de reciclarnos constantemente, de formarnos y de poder adaptarnos a los cambios rapidísimos que van pasando (y que van a pasar), más capaces seremos de sobrevivir y de crear valor y riqueza para nuestras vidas.

El futuro pasa por ser capaces de crear nuestro propio futuro

Responder a Meme Romero Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “En la búsqueda de oportunidades profesionales, acostúmbrate al cambio”

A %d blogueros les gusta esto: